Dar las Gracias: Su importancia física y emocional

Dar las Gracias: Su importancia física y emocional

“Tal vez la gratitud no sea la virtud más importante,

pero sí es la madre de todas las demás”

( Marco Tulio Cicerón)

Cualquier persona puede sentirse agradecida varias veces durante del día por lo bueno que le sucede y de esta forma la gratitud se convierte en unpermanente estado de ánimo.

Agradecer diariamente es reconocer y acoger todo lo bueno que nos llega y valorarlo.

Cuando se expresa gratitud se dejan de lado las quejas y los lamentos y al centrarse cada uno en mantener un estado expectante de que todo lo mejor acontecerá en la vida, se fortalece la salud.

En las últimas dos décadas, el número de estudios científicos publicados de gratitud ha aumentado sustancialmente.

“Decir gracias aumenta la felicidad, mejora las relaciones, e incluso reduce la presión sanguínea y fortalece el corazón”. (Robert Emmons. Universidad de California)

Varios estudios han demostrado que mediante el agradecimiento no sólo conseguimos mejores resultados, sino que además mejoramos nuestra salud.

La importancia de dar las gracias

El hecho de dar gracias por algo (y hacerlo sinceramente), mejora notablemente nuestra salud, mejorando nuestro ritmo cardiaco (HRV Heart Rate Variability), entre otros factores. Cuando mostramos agradecimiento, nuestro corazón muestra menos “arritmia”, entra en un estado de coherencia muy beneficioso para nuestras defensas, exactamente las inmunoglobinas tipo A, nuestra primera línea de defensa en el organismo.  Por supuesto, no sólo se trata de agradecer, sino de sentirse agradecido.

Pero no sólo eso, las personas agradecidas tienden a tener mejores resultados que las que no acostumbran a agradecer. Está demostrado que si das las gracias, tendrás el doble de posibilidades de conseguir algo la próxima vez que si no las das. Haz la prueba. En un estudio de Francesca Gino, profesora asociada de Harvard, se envió a un grupo de estudiantes un cuestionario para que lo realizasen dando su opinión sobre algo. Posteriormente se dividió el grupo en dos. A una parte del grupo se le pidió que volvieran a hacer otro cuestionario. Mientras que al otro subgrupo se le agradeció el hecho de haber hecho el anterior cuestionario y se le pidió si podían hacer uno de nuevo. Los resultados fueron asombrosos, de todas las personas a las que se les había pedido el nuevo favor y lo habían cumplido, prácticamente dos tercios pertenecían al grupo al que se le había mostrado agradecimiento por hacerlo la primera vez. Agradecer duplicó los resultados obtenidos.

Beneficios de ser agradecido

  •  Te hace más feliz. Cuando eres una persona agradecida tu mente se enfoca en lo que tienes y no en lo que te falta. Ese simple hecho te hace una persona mucho más feliz.
  • Beneficia a la persona que lo recibe. Una persona agradecida no sólo es más feliz sino que también esparce positividad a su alrededor en cada momento que sabe agradecer a los demas.
  • Fortalece relaciones. La consecuencia de beneficiar a otras personas fortalece las relaciones, hace que las personas quieran estar contigo. La gratitud te hace una persona atractiva.
  • Desarrolla una actitud Positiva. Cuando somos agradecidos desarrollamos una tendencia a ver el lado positivo de las cosas desarrollando una capacidad de actividad y eficacia gracias a actitudes positivas.
  • Te hace consciente del mundo a tu alrededor. Ser agradecido te muestra un mundo escondido que la mayoría de las personas no ven. La vida es un milagro que sólo puedes ver cuando la observas con ojos agradecidos.

En síntesis, la gratitud…

  • Nos conecta con la vida.
  • Contribuye a la felicidad y al optimismo.
  • Reduce la insatisfacción.
  • Nos ayuda a adaptarnos a las circunstancias.
  • Mejora la salud mental y física.
  • Eleva la autoestima, la confianza y la seguridad.
  • Nos hace más conscientes y nos permite vivir en el presente.
  • Mejora nuestras relaciones haciéndolas más sanas.
  • Nos enfoca en lo positivo y en sus valores.

Cuanto más te centres en la gratitud más apreciarás tu vida y más feliz serás. Una actitud apreciativa también te hará más consciente de tus bendiciones y te impedirá tomarlas por sentado. Recuerda, las personas más felices no son las que tienen lo mejor de todo, son las que están agradecidas por todo lo que tienen.

Agradecer diariamente es reconocer y acoger todo lo bueno que nos llega y valorarlo. Cuando se expresa gratitud se dejan de lado las quejas y los lamentos, pero además, al centrarse cada uno en mantener un estado expectante de que todo lo mejor acontecerá en la vida, se fortalece la salud.